Ricitos de oro

  • Ricitos de Oro y los tres ositos

    Había una vez tres osos que vivían en el bosque: Papá oso, mamá osa y el pequeño osito.

    Un día Ricitos de Oro se perdió en el bosque y descubrió la casa donde vivían los tres osos.

    Cuando los osos no estaban, Ricitos de Oro entró a la casa.

    Ricitos de Oro probó la sopa del plato grande.
    -¡Ay! -gritó-. Esta sopa está muy caliente.


    Ricitos de Oro probó la sopa del palto mediano.
    -¡Brrr! Está sopa esta helada.


    Ricitos de Oro probó la sopa del plato pequeño.
    -¡Mmm! Esta sopa está deliciosa. Y se la comió toda.

    Después de comer, Ricitos de Oro quiso dormir un poco.  Se acostó en la cama grande y dijo:
    -¡Está durisima!


    Entonces se acostó en la cama mediana y dijo:
    -¡Está muy blanda!


    Por último, se acostó en la cama pequeña.
    Era tan cómoda que se quedó dormida.

    Los osos regresaron a su casa.
    Papá oso dijo:
    -¡Alguien ha probado mi sopa!

    Mamá osa dijo:
    -¡Alguien ha probado mi sopa también!

    El osito dijo:
    -¡Alguien se ha comido toda mi sopa!

    Los tres osos, tristes y hambrientos, decidieron irse a la cama.


    Papá oso dijo: -¡Alguien ha dormido en mi cama!

    Mamá osa dijo: -¡Alguien ha dormido en mi cama también!


    El osito gritó: -¡Alguien está durmiendo en mi cama!

    Ricitos de Oro despertó.  Al ver a los osos saltó de la cama y salió corriendo sin parar.

    Fin.